5 mitos sobre seguros de coche

Impetuoso, atrevido, quizá un poco arrogante. No es para menos. Tienes entre 18 y 25 años y tu recién adquirido carné de conducir te pide marcha. Necesitas un volante entre las manos. Un volante es sinónimo de independencia, y por tanto de atractivo. Atractivo para tus colegas, atractivo para l@s chic@s, atractivo para todos… ¿Para todos? No, hay quien no te querrá ver de cerca: lasaseguradoras.

Sí, entre todos los mitos que rodean a los seguros de coche para jóvenes hay uno que es totalmente cierto. El seguro de coche es obligatorio y las aseguradoras, que son quienes te lo tienen que proporcionar, se pondrán remolonas a la hora de hacerlo. No las culpes, debes entender que en este sistema en el que vivimos, nadie es una hermanita de la caridad, y las estadísticas dicen que la inexperiencia sale cara.

¿Por qué? Hay una palabra que lo determina todo: siniestralidad. Los datos demuestran que ese ímpetu, ese atrevimiento y esa inexperiencia propias de la juventud están estrechamente ligadas con un mayor número de incidentes en la carretera y, por tanto, con mayores gastos para las aseguradoras. Así que aunque jures y perjures que a ti no te va a pasar nada y que conduces perfectamente, eres un riesgo para la compañía y te toca pagar la novatada.

Hasta aquí las malas noticias, ahora súbete que te vamos a dar una vuelta por algunos de los falsos mitos que rodean a los seguros de coche para jóvenes:

1. Da igual el coche que compre, el precio del seguro siempre será prohibitivo

¡Error! Sí, vas a pagar la novatada, pero el precio de la misma puede ser muy diferente en función del vehículo que compres.

La adquisición del coche adecuado es el primer paso a la hora de conseguir el objetivo de conseguir unseguro de coche más barato. La cilindrada, el tipo de combustible, si tiene tres o cinco puertas, si es nuevo o de segunda mano… todos estos factores determinarán el precio del seguro.

La mejor forma de evaluar cómo afecta todo esto al precio de la póliza es realizar una comparativa de seguros. En menos de tres minutos podrás despejar muchas dudas de cara a qué coche te conviene más.

2. Ya pago bastante por ser joven, así que contrataré el seguro más barato

Cuidado. Del mismo modo que el modelo de tu coche afectará al precio del seguro, la modalidad del seguro que contrates se tiene que ajustar a las características del coche que hayas comprado.

Si se trata de un automóvil nuevo, una cobertura de Terceros Básico (únicamente cubre la responsabilidad civil obligatoria) puede resultar insuficiente. Y es que a pesar de ser la más barata, en caso de robo, incendio o rotura de lunas no estarás cubierto por el seguro. Por supuesto, tampoco lo estarán las reparaciones que necesite tu vehículo tras un siniestro en el que seas culpable. Así, las coberturas que mejor se adaptan a tu situación son el Terceros Ampliado y Todo Riesgo con Franquicia.

Por otro lado, si el coche que vas a asegurar tiene cierta antigüedad, no tiene demasiado sentido asegurarlo a Todo Riesgo o a Terceros Ampliado, ya que el valor del vehículo ya no es muy elevado y, por tanto, la compensación que te dará la aseguradora en caso de siniestro total (robo, incendio o coche inutilizable tras accidente) será pequeña. En este caso, lo más recomendable sí sería el seguro a Terceros Básico.

3. Puedo engañar a la aseguradora para obtener un mejor precio

Cuidado otra vez. En el contrato se especifica rotundamente que hay que declarar el conductor real… y las aseguradoras se las saben todas.

– Truco 1. “Mi padre o mi madre serán los titulares de la póliza. Yo no aparezco, con lo que les hacen el precio a ellos, que será más barato porque tienen experiencia.” Esto que de primeras te puede parecer una opción viable, en realidad no lo es, ya que se trata de un incumplimiento claro del contrato por tu parte. En caso de accidente, la aseguradora puede interpretar el engaño como mala fe y lavarse las manos, por lo que todos los gastos correrán de tu parte (o de la de tus padres). Por supuesto, olvídate de las bonificaciones por buena conducción, ya que si no figuras como titular, las aseguradoras no te computarán las bonificaciones que pudieras ir acumulando de cara a un posible cambio de compañía.

– Truco 2. “Vale, aparezco en la póliza pero como conductor ocasional aunque vaya a llevar el coche siempre yo”. La mayoría de compañías, ante el riesgo de incluir un conductor joven en la póliza aunque sea a modo de ocasional, incrementan de saque el precio de la misma. Además, en caso de incidentes sigues perjudicando el historial de siniestralidad del titular y, por supuesto, sigues sin acumular bonificaciones en tu historial como asegurado.

Y recuerda, el tema de las bonificaciones no es un asunto menor. En algún momento de tu vida querrás ser el titular del seguro, así que por mucha experiencia que tengas, si no acumulas bonificaciones tu primer seguro de coche como titular te saldrá hasta un 65% más caro.

4. Ninguna aseguradora piensa en los jóvenes

Eso no es cierto, cada vez son más las compañías interesadas en captar a los conductores más jóvenes a pesar del riesgo que ello conlleva según las estadísticas de siniestralidad que manejan.

Los principales ejemplos son los de Ycar de Mapfre y “Pago como conduzco” de Generali, dos productos enfocados a jóvenes que analizan los hábitos de conducción del usuario para determinar el precio final. Asimismo, otras entidades como Direct Seguros, Mutua Madrileña, Línea Directa o Fénix Directo han desarrollado varias iniciativas para ajustar los precios de sus seguros de coche para atraer a los conductores noveles.

Ejemplo de comparativa entre 2 pólizas para jóvenes

Y eso no es todo. Si utilizas nuestro comparador de seguros podrás encontrar un número importante de diferentes alternativas. Cogiendo como ejemplo a un conductor de 19 años, residente en el centro de Madrid y poseedor de un Seat Ibiza gasolina nuevo de 3 puertas, puedes obtener en apenas tres minutos una relación de ofertas entre las que destacan la de Balumba y Qualitas Auto, por 305 euros y 362 euros respectivamente, que para un perfil de estas características es un precio muy ajustado. Cabe señalar no obstante, que es conveniente analizar en detalle las coberturas, ya que por ejemplo entre estas dos opciones hay grandes diferencias, como por ejemplo que la pólizas de Qualitas incluye la Asistencia en Viaje en el precio, mientras que en el caso de Balumba, la inclusión de esta cobertura supondría un incremento respecto a la prima presentada.

5. Que no, que nadie me quiere.

Es ciertamente curioso que la Ley te obligue a contratar un seguro de auto y nadie te lo quiera vender, pero puede ocurrir, ya que por ley las entidades no están obligadas a asegurarte.

Antes de que te explote la cabeza, si te sucede esto debes saber que existe el Consorcio de Compensación de Seguros, que pertenece al Estado y acoge a todos aquellos que no son admitidos en ninguna aseguradora privada.

Para entrar en el Consorcio deberás acreditar que has solicitado al menos a dos entidades que te aseguren y que en ambas has sido rechazado. Si es así, el Consorcio te proveerá del seguro, que cubrirá únicamente lo recogido en la Ley, la Responsabilidad Civil Obligatoria.

admin

Deja tu comentario